logo

Convivencia Focus. Relato de un alumno

El 28 y 29 de septiembre los alumnos de cuarto del Stella Maris College tuvimos la convivencia Focus. Esta convivencia se hace a principio de curso para poner el foco de atención en las cosas que verdaderamente son importantes. Allí hicimos los pactos de aula, tanto personal como de grupo. Allí pudimos conocernos mejor y fortalecer los lazos de amistad. Allí presentamos el relato de curso (El León, la Bruja y el Armario). Todo ello en un entorno acogedor: una antigua casa en un pueblo de Cuenca.

Este es el relato de uno de los alumnos que participaron:

El veintiocho de septiembre hicimos un viaje a un pueblo llamado Villaescusa, en Cuenca. Tardamos una hora y cincuenta minutos en autobús. En cuanto llegamos fuimos a un pequeño pueblo llamado Villar de Encina, ahí fuimos a fábrica de aceite, y el dueño se llamaba Antonio. Había una montaña de pipas de unos cinco metros de alto, nos divertimos bastante jugando a subir y bajar tirándonos de cabeza y las pipas estaban muy buenas, luego nos enseñaron el funcionamiento de la fábrica y nos dejaron llevarnos unas botellas de aceite. Luego volvimos a jugar en la montaña de pipas.

Después llegamos a un lugar de picnic donde comimos un bocata de chorizo, otro de filete empanado, un plátano una botella de agua y unas galletas. A continuación, como había muchos bancos, rampas y vallas, hicimos una carrera de obstáculos en la que ganó Luis, un amigo mío.

Cuando llegamos a Villaescusa, subimos una rampa muy grande y llegamos a un portón muy grande de un color negro amarronado. El Father llamó a la puerta y nos abrió la puerta un hombre muy alto, entramos en un pequeño vestíbulo donde había dos bancos uno a la derecha y otro a la izquierda. Abajo había una rejilla donde se veía algo oscuro. El hombre nos llamó y entramos por la puerta, había un cuadrado enorme con unas ocho puertas, (dos a cada lado), en el medio había una planta muy verde, metida en una fuente blanca y delante tenía una muy bien hecha maqueta de la casa. Alrededor de la maqueta había cinco fathers y brothers. Uno se llamaba Erik, que era americano y hablaba inglés, el jefe de la casa era Andrei que era eslovaco y hablaba con un acento raro, Javier era otro, y el Padre Paco que era del cole.

Luego nos enseñaron las habitaciones que eran una para Lewis y otra para Tolkien y los de Chesterton se repartieron entre las dos habitaciones. Luego hicimos una carrera alrededor del jardín de la casa y un niño batió el record. Después fuimos al polideportivo del pueblo y jugamos un partido de fútbol. Cuando terminamos llegamos y nos enseñaron las mazmorras que parecían túneles para escapar de la cárcel. Y comprendimos que esa era la alcantarilla del vestíbulo. Luego fuimos los de Lewis a preparar la cena con Erik y nos hicimos sus amigos.

Después nos duchamos y tuvimos la cena de gala. Luego los de Tolkien prepararon un fuego de campamento, dimos un paseo por la casa, rezamos y nos fuimos a dormir a las once de la noche y lo que hicimos por la noche lo contaré en otra ocasión.

Cuando nos levantamos fuimos a desayunar (que por cierto el desayuno era magnifico) terminamos y fuimos a la panadería de don Jesús y ahí nos dejaban tomar todo tipo de cosas como masa de galletas, pan, galletas, dulces, magdalenas y no cuento más para no dar envidia.

Luego tuvimos los pactos de aula en la vieja biblioteca.

Después de eso volvimos a las mazmorras y nos despedimos de los fathers y brothers, fuimos al autobús e hicimos un largo viaje contando chistes y cantando tonterías.

Fueron dos días inolvidables para toda la clase. Después de volver, nos conocemos mucho mejor.

J-Z-C

Fin.