logo

Welcome to St. Edmunds!

Welcome to St. Edmunds!

Así nos recibían los profesores y resto de staff los primeros días, cuando empezamos a conocer el centro. Para los nuevos, Miss López, Br. Juan, Mr. Cespedosa y los alumnos del Stella; estos primeros momentos supusieron un gran reto: acostumbrarnos a convivir con personas de diferentes nacionalidades, entender que los horarios ya no serían los mismos y la gran barrera lingüística que íbamos a tener que asumir supondría un gran cambio en nuestra manera de afrontar este nuevo curso escolar.

Todo resultaba novedoso y demasiado para digerir en tan poco tiempo. Sin embargo, pasada unas semanas, empieza a verse todo con diferentes ojos. Los indescifrables nombres del primer día se han convertido en lugares concretos; poco a poco vas conociendo a los distintos alumnos y profesores con los que convives todos los días; las diferentes secuencias de horas y lugares van encajando en un horario bien trabajado. En todo este proceso de adaptación hemos podido contar con la gran ayuda de Mr. Gallego y Miss Barberán, los teachers assistants que ya habían estado el curso pasado; en todo momento estaban disponibles para ofrecernos consejos, gracias a su ayuda se han evitado muchos errores de novato.

Pasado ya casi un mes en St. Edmunds podemos ver que nuestros alumnos cada cual a su ritmo van cogiendo soltura en lo que tienen que hacer, ya no se les ve con cara de: “Y ahora, ¿dónde tengo que ir? ¿Qué tengo que hacer?” Se mueven de un lado a otro con decisión, como pez en el agua.

El colegio, como ya sabéis de otros años es un lugar con una larga historia y amplia tradición educativa, las cuales están plasmadas en los muros del colegio, se respiran en el ambiente. Los profesores asistentes que empezamos este año vamos entrando en esa gran tradición que se concreta en las prácticas con la manera que cada profesor enseña en el aula a sus alumnos. También la gran diversidad de actividades que se ofrecen permiten abrir otros lugares de relación con los alumnos. Esto se da de una manera especial en el “boarding”, el internado, donde residen bastantes alumnos, que al igual que nuestros chicos del Stella, pasan aquí un periodo de tiempo (unos más, otros menos) para aprender inglés o cursar en Inglaterra sus estudios.

Un lugar singular en el colegio es la capilla, testigo de tantas ceremonias relacionadas con el día a día del colegio. El “ethos” católico queda así grabado en el día a día de los alumnos, generando una fe que crece por las prácticas. Allí nos vemos todos los días después del colegio, como punto de referencia que separa el día escolar, de la tarde “en casa”. El Señor es quien marca los tiempos.

Estoy seguro que este “term” traerá un gran fruto para todos los que aquí estamos, especialmente los alumnos, que estarán solo durante estos meses.

Br Juan Puech Helguero dcjm

Ignacio Cespedosa

Noticia anterior

Noticia siguiente